Consejos para los padres sobre la disciplina positiva

Disciplinar a tu hijo es un componente crítico para la crianza. Sin embargo, no siempre es fácil. Por definición, la disciplina se utiliza para enseñar a los niños acerca de las expectativas y directrices, y sobre lo que es importante y necesario para los padres.

Por ello, es necesario tomar tiempo y esfuerzo para determinar cuál es la mejor forma de disciplina para cualquier situación dada. Aquí hay algunos consejos para proporcionar una disciplina positiva y eficaz en términos generales.

  • Aprender las etapas de desarrollo de los niños. La disciplina que funciona en un momento dado puede no funcionar en otro. Cuanto más se sabe acerca de las etapas de desarrollo , serás más capaz de a tu hijo e incluso prevenir el mal comportamiento de este. Trata de entender lo que hace que tu niño actúe así.Por ejemplo, los adultos pueden moderar su comportamiento cuando están cansados, con hambre o aburridos, pero un niño en edad preescolar no puede.
  • Alabar las conductas positivas. Los padres y allegados a menudo prestan más atención a los comportamientos negativos o inseguros que los positivos. Sin embargo, es importante elogiar al niño por comportarse bien, ya que esta puede ser su herramienta más poderosa en torno a la disciplina.Los niños buscan naturalmente la atención de sus cuidadores, por lo que si reciben atención positiva por sus comportamientos positivos existe una mayor probabilidad de que continúen esos comportamientos. De lo contrario, pueden comportarse mal simplemente para ganar su atención.
  • Pregúntate:”¿Qué estoy enseñando a mi hijo a través de la disciplina?” El propósito principal de la disciplina, aparte de proteger a tu hijo del peligro, es enseñar a tu hijo cómo él o ella debe comportarse y para enseñarles la diferencia entre el bien y el mal.Por lo tanto, las consecuencias lógicas deberían aplicarse al comportamiento. Por ejemplo, si un niño tira lápices de colores en el suelo, deberías dar instrucciones al niño para recoger los lápices de colores y jugar con ellos de una manera apropiada antes de que puedan hacer uso de ellos. En este caso, le estás enseñando a tu hijo que si no se tratan sus pertenencias con cuidado no será capaz de disfrutar de ellas.
  • Critique el comportamiento, no al niño. Su niño está construyendo su sentido de sí mismo. Si se enteran de que son malos, egoístas o groseros suficientes veces durante el desarrollo van a creérselo y se comportarán en consecuencia. Asegúrate de que está criticando el comportamiento y no el niño.Por ejemplo, debes decir: “No me gusta cuando no compartes tus juguetes con tu hermana. No es agradable, y esto le impide jugar “en lugar de” “Deja de ser tan egoísta y dale el juguete.”
  • Se consistente. La disciplina pierde significado cuando tu no sigues adelante con las consecuencias que has establecido. Por lo tanto, es importante evitar el establecimiento de consecuencias poco realistas, recuerda que estás enseñando a tu hijo y que las acciones negativas son seguidas por la lógica negativa.
  • Frente a tu estrés. Cada padre tiene momentos en los que llegan al final de su paciencia. Ser padre no es fácil, por lo que es importante cuidar de sí mismo para que puedas dar consistencia a tu hijo. El estrés puede hacer que un padre pueda responder con demasiada dureza a los comportamientos negativos de su hijo, o simplemente ignorarlos porque está demasiado cansado y abrumado para responder.

    El estrés y la falta de sueño son comunes entre los padres, pero presta atención a cómo se siente tu hijo. La disciplina debe estar basada en las consecuencias lógicas a acciones de su hijo y no por la forma en que el padre se siente ese día. Si estás luchando con el estrés, pide ayuda y encuentra maneras de tomar el tiempo para cumplir con su propio cometido.

Compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.